Evaluación de los niveles de carbono en la producción de energía nuclear

En un mundo cada vez más responsable ambientalmente, surgen procesos que determinan aspectos de dicha condición. En este caso, se trata de la evaluación de las energías en función de la emisión de carbono a la atmósfera. Este marcador define la capacidad para establecerse como un medio energético ambientalmente amable. A continuación, exploramos la evaluación del carbono en energía nuclear.

Evaluación carbono nuclear

Evaluación de carbono, un medio para diagnosticar el impacto de las energías

La relación directamente proporcional, entre el CO2 y el cambio climático, no es una leyenda urbana como se ha insinuado. En ocasiones observamos a directivos de grandes empresas afirmar que el cambio climático es un mito. Pero, pensemos por un momento que es una posibilidad cierta. Para aquellos que lo damos por descontado, existe una necesidad real de prevenir.

Mecanismos para medir la emisión de carbono

Se le ha identificado como La huella de carbono, una manera de determinar la emisión por actividad incluso por persona. El CO2 es un componente esencial de toda actividad productiva en el planeta, más allá de los tipos de energía utilizados. Construir una casa, desarrollar una actividad profesional, edificar un centro comercial, tendrá un impacto medible de emisión de gases de invernadero, con el dióxido de carbono como primer invitado. Esto no es como dar de alta la luz, pues es una es una operación aritmética complicada, pero muchas organizaciones interesadas en el tema han desarrollado calculadoras para tal fin.

Algunas calculadoras de huellas de carbono

Existen organizaciones no gubernamentales, que se relacionan con el tema que asumen este rol como una tarea pendiente de la sociedad. Es decir, facilitar una manera de concebir la responsabilidad ambientalista de manera proactiva. En este contexto te presentamos algunas posibilidades a las que puedes acceder para identificar tu huella de carbono.

Carbon Footprint

Es una organización británica con sede en Londres que desarrolla su actividad en un sinnúmero de actividades de desarrollo ambiental. Cuenta con una serie de funciones en su página web, y es a través de esta página que se trata de orientar a sus lectores en la disminución de la huella de carbono.

CeroCO2

Esta es una organización española, nacida en 2005, con un sólido y comprobado objetivo dirigido a la protección ambiental. Entre los servicios que ofrece está la emisión de un certificado de huella de carbono, así como ofertas para compensación.

Twenergy

Esta organización es privada y representa el esfuerzo por conectar la intención ambientalista con el progreso material. Fundada por ENDESA, tiene como norte desarrollar mecanismos alternativos de compensación para emisiones excesivas de CO2. Esta iniciativa demuestra que se puede andar de la mano en generación y protección ambiental.

Energía nuclear y huella de carbono

La energía nuclear tiene ante sí un desafío enorme, sobre todo si asumimos el espectro que la rodea. Chernóbil, Fukushima y otros desastres similares, nos han dejado un mal sabor de boca en cuanto a su seguridad e impacto ambiental.

¿Qué es y cómo se produce la energía nuclear?

Este tipo de energía es la que produce como consecuencia del proceso de fisión nuclear. Existen varias fuerzas fundamentales en el universo, una de ellas es la nuclear. Haciendo el cuento corto, se trata de la energía que permite a un átomo mantener sus componentes unidos. Cuando estos se separan, crean un caudal impresionante de calor que puede ser aprovechado para mover turbinas de generación eléctrica.

Peligros e incidencias de la energía nuclear

Tal como señalamos antes, existen muchos mitos y pocas realidades en cuanto al manejo de energía nuclear. Es una energía peligrosa, de eso no existe ninguna duda, pero es eficiente y económica de manera relativa. Quizá el peor de los riesgos se encuentre precisamente en su manejo consciente. No se sencilla de manipular y se requiere de instalaciones sumamente grandes en dimensiones y especificidades.

En cuanto a peligros de contaminación, la misma es el producto de manipulaciones equivocadas. Así mismo, la disposición de residuos es casi imposible sin medidas muy estrictas que tienen modelos complejos de manejo integral.

La energía nuclear y la huella de carbono

Podemos señalar uno de esos puntos en los que existe desinformación en ocasiones intencional o de ignorancia de los datos. La energía nuclear no tiene una huella de carbono significativa en lo inmediato. Es decir, su impacto por generación es mínimo tanto como 5-15 gramos de CO2/kWh. Esta es una cantidad similar a la de la energía eólica, la más publicitada como ambientalmente consciente. Es una de las razones en las que se basan las empresas para considerarla beneficiosa.

Pero…

La suspicacia nace de la manera en que se realiza la evaluación. La misma es el producto de calcular la generación eléctrica a partir solo de su emisión final. En este cálculo no se incluyen aspectos determinantes como la disposición de materiales radiactivos residuales. Estos siempre existen en este tipo de procesos y tienen un impacto que incluso es desconocido en muchos sentidos.

Asimismo, existen discrepancias entre estudios, algunos señalan cantidades que rondan los 250 gramos de CO2/kWh. La validez de estos estudios se encuentra en entredicho por la poca fiabilidad de las pruebas o por denegación de fuentes acreditadas. Pero lo cierto es que otros estudios serios, colocan una vara de medición promedio en 64 gramos de CO2/kWh. Bastante alta y peligrosa para lograr cualquier nivel aceptable.

La energía nuclear a futuro

El problema con estas certificaciones puede estar en ámbitos como la concreción de mecanismos de medición. La validez de los mismos debe ser acordada por los interesados. Pero como en casi toda situación de este tipo, los interesados tienen objetivos muy dispares. La industria por una parte mantiene una corriente financiera y los ecologistas una visión que en ocasiones peca de poco pragmática.

La importancia de la huella de carbono no radica solamente en la posibilidad de un cambio climático. De hecho, va mucho más allá porque toca incluso un aspecto ético de la sociedad, en su búsqueda por una sociedad ambientalmente consciente. La energía nuclear es un hecho, una industria gigantesca cuyo manejo implica dinero e inversión social.

Si quieres conocer ejemplos de países que reducen la huella de carbono usando energía nuclear, lee este artículo. También puedes saber más sobre la evaluación de carbono en otras energías como la hidroeléctrica o la de los paneles solares.