Evaluación carbono en la energía hidroeléctrica : nuestras aclaraciones

La importancia de los gases de efecto invernadero está poniendo en riesgo la vida en el planeta. Reducirlos es la meta actual de nuestra especie, sobre en los países industrializados, por su relevancia en el problema. En este ámbito, las distintas formas de energía disponibles, incluso las limpias, requieren de un diagnóstico efectivo denominado Evaluación carbono energía hidroeléctrica, cuando se trata de energía hidroeléctrica. La evaluación carbono energía hidroeléctrica es solo parte de una situación mucho más amplia. Pero por algo se debe comenzar.

Evaluación carbono energía hidroeléctrica, carbono energía hidroel&eacut

¿Qué es la huella de carbono?

Antes de hablar de Evaluación carbono energía hidroeléctrica, entendamos que es la huella de carbono. En los años 70 se dio inicio a una serie de investigaciones relacionadas con el efecto invernadero. La relación del mismo con el debilitamiento paulatino de la capa de ozono, tomo cuerpo en diversas iniciativas. Una de las más relevantes, se refiere a la medición de las emisiones de gases de invernadero, sobre todo el CO2. La presencia de carbono en ese compuesto, dio pie a considerar la denominada huella del carbono. Este es un nombre convencional, seleccionado para ofrecer una cara a los diferentes procesos asociados. El mismo se refiere a la medición de emisiones y la manera en la cual cada actividad es responsable de la misma.

Evaluación de la huella de carbono en la generación de energía

Por supuesto que para establecer un marcador efectivo, se debía armar un baremo, un mecanismo de medición. En este caso, se asumieron patrones de comportamiento real de las emisiones en relación con su emisión directa de gases. Pero, se descubrió que la suma de estas partes no representaba el total de los gases emitidos. De esta manera, se determinó que existen emisiones ocultas y para ello, se definen las actividades generales de todo el proceso de obtención de energía.

Evaluación carbono energía hidroeléctrica, carbono energía hidroel&eacut

Tipos de energía existentes

Podemos establecer muchos mecanismos de clasificación, por fuentes, por espacios, por política energética. Sin embargo, asumiremos el más clásico de todos, en renovable y no renovable. El abanico aportado por esta enumeración resalta un aspecto que veremos más adelante, determinado por su afectación del medio ambiente.

Energías no renovables

En este renglón debemos colocar aquellas energías que se gastan y no pueden reponerse. Los combustibles derivados de hidrocarburos están de primeros en esta lista. Petróleo, gas natural y similar. Así mismo, el carbón mineral o hulla, así como el gas de lulita, definen un patrón como el señalado. Una vez que se extingan las fuentes existentes, no podremos contar con los mismos.

Su impacto en la huella de carbono es increíblemente alto, llegando a más del 80% de las emisiones. Su naturaleza relativamente económica, así como la disposición de capacidad instalada, generan su persistencia. En este sitio podrás encontrar información sobre las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por las energías no renovables.

Energías renovables

A diferencia de las anteriores, este tipo de energías mantienen su presencia gracias a un ciclo permanente de generación. Entre estas se encuentran aquellas que aprovechan las fuerzas de la naturaleza, aire, volcanes, mareas, agua, luz solar. La eólica hace referencia al viento como acción motriz para turbinas. Similar factura para las mareas o para las fuentes de agua representa que se denomina hidráulica. La tectónica que hace referencia a la energía de los volcanes directamente del calor que emanan o la solar, de similar gestión.

Evaluación de las energías renovables o limpias

En este punto debemos hacer una salvedad. No todas las energías renovables necesariamente son limpias. Un buen ejemplo es el planteado por la energía atómica, cuya emanación de radiación puede ser altamente nociva. Así mismo, el proceso de desecho de los materiales residuales es problemático. Así que nos concentraremos en las que se consideran más aceptables desde la perspectiva de su origen.

Energía eólica

Producida por las corrientes de viento que impactan directamente a las aspas de rodamiento. Dicho movimiento es transferido a generadores o dinamos que producen electricidad y de allí a plantas de transferencia. Su huella de carbono es prácticamente nula.

Energía Solar

Se basa en la emisión de calor y su acumulación en forma de potencial para transformarse aprovechando la temperatura alta para transferir energía que se convierte en electricidad. También cuenta con una huella casi nula. Además, es posible establecerla de manera local en pequeñas unidades lo que disminuye impactos asociados por instalación.

Energía Hidráulica

En este caso, haremos un pequeño paréntesis para establecer la cualidad de este tipo de fuente. No se tratas solo de las grandes represas hidroeléctricas, sino de otros aprovechamientos como el mareomotriz. Por eso juzgar su huella dependerá de muchos factores asociados. Con esta página podrás apreciar las diferencias y origen de la energía hidroeléctrica en sus diferentes presentaciones.

Evaluación del carbono en energía hidroeléctrica

Hablemos en este caso en particular, de las presas hidroeléctricas. Las mismas se han considerado hasta hace muy poco como una fuente de energía limpia. Sin embargo, existen algunos problemas asociados a dicha consideración que explicaremos a continuación.

La realidad detrás de la presa

Recientemente se han realizado estudios que presentan una realidad alternativa con respecto a la limpieza de la energía hidroeléctrica. La misma produce un 1.3% del total de las emisiones de carbono a la atmósfera. Te preguntaras: ¿Cómo es esto posible si el proceso es totalmente comprobable? Y tienes una razón relativa. La producción es limpia, lo que lleva a ella no lo es tanto.

Factores que impactan la huella de carbono en la energía hidroeléctrica

Los procesos de instalación de presas hidroeléctricas, generan más carbono que otras como la eólica y la solar. La simple movilización así como la fabricación de los elementos que requiere, son sumamente nocivos para la atmósfera. Así mismo, el espacio que ocupan, normalmente se encuentra asociados a áreas de amplia vegetación que debe ser eliminada para la instalación. Por último, los procesos de mantenimiento y mejoramiento, reciclan parte del problema.

Como has observado, el problema de considerar la evaluación de carbono en la energía hidroeléctrica, no puede limitarse a la generación. Se trata de un problema mucho más amplio, definido por aspectos colaterales, a los que se deberá poner atención en un futuro próximo.

Encuentre más información a través de este portal sobre evaluación carbono de energía eólica, de energía nuclear y de paneles solares.