Precio de una casa de energía positiva | nuestro archivo completo

La energía positiva se puede describir como una cualidad en la que el uso energético es inferior a su generación. Se trata de sistemas de autogeneración, capaces no solo de ahorrar, sino de distribuir en pequeñas redes domésticas. Ahora, queremos saber cómo podemos tener una casa de energía positiva y su precio. De antemano debes saber que los precios varían según el tipo de tecnología que se escoja y las características de consumo de la vivienda. A continuación te presentamos alternativas para este tipo de construcciones.

casa energía positiva precio

¿Qué es una casa de energía positiva?

Lo primero es centrarnos en la caracterización de este tipo de espacios. Son todavía de hecho una posibilidad más que una realidad. Tener una casa de energía positiva así como su precio, es fundamental en ámbitos diversos. Estos aspectos se relacionan con el cambio climático y la obligación que ha generado en las formas de energía. A continuación daremos un pequeño recorrido por las alternativas para hacer que tu casa participe en el concepto de la energía positiva.

Casas de energía positiva, el hogar del futuro

En primer lugar, compromiso ambiental, en segundo término, adecuación tecnológica y finalmente, ahorro en el largo plazo. En la actualidad, el compromiso ambiental es fundamental para la sociedad moderna, así mismo, las tecnologías se mueven en un sentido muy marcado. En cuanto al ahorro, puede que hoy en día sea más económica la energía convencional, pero poco a poco nos acercamos a su desaparición. Por ello, quienes se coloquen en esta vía, podrán disfrutar de su posicionamiento en un futuro cada vez más próximo.

casa energía positiva precio

Consideraciones para construir casas de energía positiva

La construcción de este tipo de viviendas o incluso de otros espacios, debe tomar en consideración fundamentalmente, el entorno. Aprovechar debiera ser un verbo de uso permanente en el constructor, porque la misma naturaleza nos da oportunidades valiosas. Se trata de establecer determinada característica en función del tipo de energía auto generada que decidamos emplear.f

El clima como referente

El clima, incorpora diversos elementos, desde calor, humedad, precipitaciones, fenómenos atmosféricos frecuentes entre muchos otros en un abanico de posibilidades. Una casa de energía positiva, debe asumir el reto de construirse en función de ahorrar componentes energéticos. El viento por ejemplo, es un factor esencial para refrescar una casa, pero puede ser un obstáculo para la auto-conservación de calor en invierno. Cuando decidimos qué tipo de estructura realizaremos, podemos orientar la construcción en un determinado sentido en función de las corrientes de aire.

La construcción de una casa de energía positiva

Uno de los aspectos a considerar tiene que ser necesariamente el diseño ergonómico en la construcción de nuestro hogar. Esto va a definir el costo total de inversión así como la manera de distribuir espacios y colocar instalaciones. En este sitio podrás encontrar información sobre cómo construir una casa positiva.

Constructores

La construcción debe asumir una serie de condiciones para la generación de energía autónoma y la conservación de la misma. En primer término la orientación y la sombra, para conservar al máximo tanto calor como aprovechamiento de corrientes de aire. El aislamiento térmico ofrece una posibilidad de disminuir en otros aspectos que demandan energía posteriormente. El sellado de los espacios para evitar fugas de aire, mientras más aislada mejor.

La construcción considera importante que el sistema de obtención de energía pueda ser diseñado de manera integral al resto de la edificación. Por ello, los sistemas de acumulación deben ser igualmente integrales y modulares. Esto facilita la parcelación circunstancial del espacio y del gasto energético.

Tipos de energía disponibles para la construcción de una casa de energía positiva y precio de instalación

Las posibilidades son muchas y variadas, van desde la energía eólica, solar, Fotovoltaica entre muchas otras. Cada tipo de fuente energética, debe concebirse en función de aspectos colaterales. Sobre todo la disponibilidad y los precios de instalación por región o ciudad. Cada área geográfica tiene condiciones diferenciadoras que implican esta selección.

Energía Solar

Este tipo de instalación se relaciona con los denominados kit fotovoltaico. La idea no es complicarnos con los detalles técnicos, sino explicarte que este es un sistema eficiente relativo. Y aquí van dos recomendaciones: profesionales y diseño específico para la compra.

En el primer caso, este tipo de instalación más allá de parecer y ser relativamente sencilla, requiere conocimiento y experiencia. El segundo punto, es que existen muchas presentaciones en el mercado, que pueden ser útiles. Pero lo ideal es planificar el verdadero requerimiento energético a partir de estudios adecuados, a partir de allí, estableces el tamaño y colocación de tus paneles. Por supuesto que el precio será relativo a la extensión del kit pero el promedio para casas convencionales es de 1.200 euros.

Baldosa solar

Esta es una alternativa relativamente más económica, tiene la ventaja de ser modular, es decir podemos modificarla según nuestras necesidades. De hecho puede aprovecharse como elemento de decoración, además de funcionar como aislamiento para pérdidas de calor interno. El precio aproximado para edificaciones de 100 mts2 es 2.000 euros pero disminuyen la inversión en aspectos como el aislamiento. De similar factura es la teja solar, que se basa en el mismo concepto y que es capaz de generar 3 Kw de energía por cada 40 mts2 instalados. En este caso, tienen un beneficio adicional y es que no comprometen la estética sobre todo en casas convencionales.

Casa solar pasiva

Esta es una alternativa mucho más interesante que las anteriores porque te permite establecer un concepto integral. Se trata de diseñar tu hogar asumiendo determinados conceptos de aprovechamiento de la energía que proporciona el sol. Este tipo de casa puede presentar temperaturas de 22º C en invierno, solo con la disposición del calor recibido en el día. El aspecto financiero es más complejo porque se trata del proceso mismo de construcción, del aprovechamiento de espacios y factores ambientales.

Como podemos observar, las casas de energía positiva, representan una posibilidad en el mediano plazo con varias alternativas de adecuación. Se trata básicamente de establecer prioridades y con ello, determinar el impacto en el ámbito de nuestra economía, pero sin lugar a dudas, son el futuro.

Mira en el vídeo cómo es una casa autosostenible: